...blog personal de rubén rojas yedra

domingo, 30 de septiembre de 2012

"Atracción", "Resistencia", "Insectos", "Contactos"... [et al.] (12/12), en Narrativas

Narrativas. Revista de narrativa contemporánea en castellano publica en su número 27 de octubre-diciembre de 2012: Atracción, Resistencia, Insectos, Contactos, El producto más vendido de la sección, Nostalgia, Escena del crimen, Consejos para, Firme decisión y Espíritu analógico.

Agradezco la oportunidad a los editores de la publicación y a su coordinador, Carlos Manzano. Puedes descargarte el pdf del número 27 de la revista, y todos los anteriores, en www.revistanarrativas.com



viernes, 28 de septiembre de 2012

Antonio Serrano Cueto (1965, Cádiz, ESP)

La venganza


Un hombre toma el sendero, se adentra en el bosque sin luna, conoce el lugar exacto al que se dirige. Lo ha rondado muchas veces durante cinco décadas, sin atreverse a hacer lo que esta noche tiene decidido. Todos estos años desoyendo la voz que le exigía desenterrarla, temeroso de que aún pudiese encontrar en ella algo de vida, un olor familiar, el tacto de siempre, un destello inesperado. 

Hunde la paleta, suda, le palpita el corazón enfermo. La pistola parece más pequeña que entonces, está templada y tiene el cañón repleto de tierra. Con una ramita hurga en la boca, deshace los pequeños grumos, la limpia hasta el fondo, liberándola de la muda complicidad que le ha permitido vivir impunemente hasta la vejez. Pero el arma, lejos de perdonar, emite un reproche que relampaguea en la espesura del bosque.


Seducción
Antología del microrrelato español (1906-2011): el cuarto género narrativo, 2012

Voluptuosa. Señora del aire y del espacio. Así era plantada delante de mí, tan cerca. Tanto, que me resultaba imposible escapar a la indómita redondez de sus pechos. En esas situaciones uno no sabe qué hacer con la mirada. Tontos miedos de ultimísima hora, porque ella, organista doctorada, estaba en lo suyo, preparando los instrumentos para extraer la música de mis entrañas. Y yo tumbado en esa postura inerte, con la mirada vertical clavada en el blanco perpetuo del techo. Cuando al fin acercó el escalpelo a mi frente, me hice el muerto por pura vergüenza. Y aun así se me abrieron las carnes.


Para ser dos

Se rozaron en la puerta del mismo cine, cerrado ya el crepúsculo otoñal, pero no lo supieron. Compartieron la misma mesa en la misma terraza del bar, bajo la sombra colgante de los naranjos, pero no lo supieron. Durmieron en la misma cama del mismo hotel parisino (el Sena soñaba a su antojo), pero no lo supieron. Corrieron parejos por la arena de la misma playa, sus sombras fugaces a porfía, pero no lo supieron. Lloraron las mismas muertes, idénticas ausencias encorvaron sus cuerpos, pero tampoco lo supieron. Les faltó participar del mismo tiempo, porque para ser dos no basta la acercanza fantasmal en el espacio.


Anábasis
Fuera pijamas, 2010

Desde que hago el amor de la mano de Virgilio, siento que mi vida sexual es plenamente satisfactoria. Es una de las consecuencias de mi devoción por Dante. Al iniciar el descenso a la cueva oscura, me dejo guiar por el poeta mantuano a través de las primeras sombras infernales. Mientras descendemos por la pendiente del Inframundo, compadeciéndonos de la aflicción de los desdichados que allí moran entre lamentos, me digo para animarme que un gran gozo por venir bien merece este dolor pasajero. Luego un fogonazo de luz me recibe empapado en la orilla de una playa y comienzo la subida hacia la cumbre por los peldaños de la purgación y la esperanza. Como Virgilio me abandona para regresar a la confusa morada del Limbo, continúo el viaje solo, suspendido en volandas hacia el centro de la rosa donde palpita el corazón del fuego cegador. Ya mi Beatriz acaricia el final de su espera, me abraza y muerde con sus labios los míos, ya siento muy cercano el Empíreo, ya me remolinea el vórtice que ha de proyectarme, exhausto y renovado, de vuelta a la soledad del dormitorio. 

Blog personal: El baile de los silenos

viernes, 21 de septiembre de 2012

Chinchetario I: "Chupetón", "Hervidero"... [et al.] (9/12)

Chupetón 


Me acosa en público. Me besa donde más delata, donde más escuece. Se aprovecha de mi pudor y me atiborra de mordiscos. Mi madre ya sospecha. He decidido seguirle el juego, a ver hasta dónde llega. Ahora temo la reacción de la gente cuando tropiecen en el pavimento con los primeros trozos de mi cuello. 


Hervidero

El mundo ve una multitud fanática y visceral que clama venganza contra los autores de la caricatura de Mahoma. Mahoma ve una caricatura del mundo. 


Incredulidad 

Unos manifestantes no gritan, cantan. Un político dimite. Un informativo abre con la que llaman una importante noticia de portada. Un espectador apaga la televisión. Unos niños juegan en la calle. Los centros comerciales cierran. Las gentes huyen al campo. Se prescinde del teléfono móvil. Las noches son más cortas, los días más tranquilos. Llegan las fiestas y unos cuantos no cantan, gritan. Uno se ofrece como alcalde. Al día siguiente, se abre un periódico local. 


Notaría 

Firme aquí y aquí. Queda constancia de que usted no me necesita. 


Carnet de vacunaciones 

Alvarito Seisdedos García ha sido vacunado contra: 
-La frustración y la injusticia (administrada al nacimiento). 
-La alienación y la resignación (en dosis creciente hasta los 8 años de edad). 
-El despecho (la edad mínima para su aplicación son 10 años de vida). 
-El paro y el fracaso profesional (la última dosis no debe aplicarse mucho después de los 18 años). 
-Los niños que no recibieron frustración al nacimiento deben recibir 3 dosis de estrés y 5 de sinsentido. 
-La Academia Española de Pediatría recomienda la aplicación anual de la vacuna contra la infelicidad. 


Habanera 

Mecido por la melodía de una habanera, Domingo se perdió en un sueño plácido y verdadero. Fue su esposa quien apagó la radio. 


Embalaje perfecto 

Como no había manera de abrir el enorme regalo de nuestro hijo, le colocamos un mantel y pusimos la tele encima. Él nunca preguntó por él. Nosotros tampoco. 


Tuberculoso 

En el cole le pusimos así porque era gordo y redondo como una patata. Cuando la profe se enteró, nos castigó. Decía que era una enfermedad muy grave. Pero ya era tarde para retirar el mote, lo teníamos frito. 


Agallas 

Respiré hondo y me acerqué a ella. Le di el ansiado beso. Ella me dio un tortazo. Y yo, tan valiente, me atreví a pegarle un puñetazo en la nariz y a dejarla sangrando por todo el patio. 


Sonámbulo 

Por las noches se levantaba y se creía salteador de caminos. Por las mañanas, había huido con el botín. Nos reíamos mucho los hermanos hasta la noche en que nos despertó el tiroteo.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Chris Stevens (Doctor en Alaska / Northern Exposure, CBS, 1989-1995)

Chris es nuestro locutor local. Un ex-convicto, autodidacta, ministro laico con una pasión por lo trascendente.



«Chris por la mañana» en la 5.70 de la onda media. La voz del condado en la K-OSO:


«En ese estado de lucidez alucinada no solo vieron las imágenes de sus sueños, algunos vieron las imágenes soñadas por otros», eso es de Gabriel García Márquez, Cien años de soledad, y parece que hay precedentes de este intercambio de sueños.


Quiero decir, ¿será así ahí fuera? ¿Quizás soñemos constantemente los sueños de otros? ¿No será que el mundo del subconsciente sea realmente colectivo? ¿No son tus miedos mis miedos, no son tus deseos mis deseos? ¿No bebemos todos de la misma copa humana?


Esto es lo que Carl Jung decía al respecto: «Toda conciencia separa, pero en los sueños tomamos la apariencia de un hombre más universal y verdadero y eterno que habita en la oscuridad de la noche primitiva. Allí él sigue siendo eterno y lo eterno está dentro de él, indistinto de la naturaleza y carente de todo ego. De estas profundidades que todo lo une emerge el sueño, sea infantil, grotesco o inmoral».


Chris Stevens: ¿Qué pasa, has renunciado a la pintura? Pensé que lo llevabas estupendamente.

Holling Vancoeur: Ahora ya no me hace ilusión.

CS: Ilusión... Puede que sea un desánimo pasajero; las típicas dudas del temperamento artístico.

HV: Ese no es el problema, Chris. Por mucho esfuerzo que invierta en mis pinturas no creo que se puedan calificar como «arte».

CS: ¿Qué es arte, Holling? ¿El de Da Vinci? ¿El dadaísmo? ¿Si envuelves la torre Eiffel en papel higiénico, eso es arte?
HV: Yo no sabría darte una definición exacta, pero quizá Maurice sea capaz de explicártelo con más precisión.
CS: Ya. Me sorprende que te dejes influir por sus opiniones porque él no es quién para juzgar tus aptitudes. ¿Tanto te afecta su crítica?
HV: Escucha, empecé a pintar porque disponía de tiempo libre. Lo probé después de nacer la niña y estaba tan entusiasmado que llegué a pensar que de hecho tenía talento...
CS: ¿Y ahora crees que no?
HV: La verdad es que Maurice me echó un jarro de agua fría.
CS: Comprendo el problema que tienes, Holling. Estás confundiendo el producto con el proceso. A la hora de evaluar muchas personas se refieren al producto al margen de que les guste o desagrade. Eso no es arte, es el resultado del arte. El arte, según el grado en que podamos valorarlo, y no sé si podemos, es un proceso, ¿no? Y empieza aquí, con esto [señala su cabeza] y con estos [sus ojos]. Como dijo Picasso, el puro acto plástico es secundario. Lo que en realidad cuenta es el drama que acompaña a ese acto. El momento exacto en el que el universo se desmorona y encuentra su destrucción. 
HV: Bueno... Me animaría que la gente apreciara mis esfuerzos.
CS: Sí, por supuesto, y precisamente conviene que los dediques al proceso de pintar en vez de centrarte en el resultado.